Los pronombres interrogativos

Sirven para realizar preguntas y se clasifican así:

Para hacer una pregunta sobre personas.

Quién, quiénes.

  • Sujeto desconocido: ¿Quién compró el libro?
  • Sujeto conocido: Juan compró el libro.
  • Desconocido: ¿Quiénes respondieron la encuesta?
  • Conocido: sólo Andrés respondió el examen.
  • Desconocido: ¿Quién habla?
  • Conocido: Ana habla.
  • Desconocido: ¿Quiénes vienen mañana?
  • Conocido: Miguel y Ana vienen mañana.

En este caso el pronombre está sustituyendo al sujeto de la oración. Y no se nombra directamente, porque se desconoce su identidad como sucede en la primera oración. En la segunda, ya se sabe quién es y se conoce su nombre, es Juan.

Como objeto directo

  • ¿A quién invitaste a la fiesta?
  • Yo invité a Ana.
  • ¿A quiénes llamaste a noche?
  • Yo llamé a Miguel y Ana.

Como objeto indirecto

  • ¿A quién le escribes la carta?
  • ¿A quiénes les mandas el mensaje?

En este caso el pronombre interrogativo está sustituyendo al objeto directo e indirecto. Como se ve en los ejemplos, en ambos casos la preposición debe preceder al pronombre.

Para hacer preguntas sobre cosas.

Qué.

Qué es un interrogativo que tiene muchas funciones, sujeto, objeto directo,

  • ¿Qué compras?
  • ¿Qué haces?
  • ¿Qué tiene ella?

Para elegir entre opciones o listas de opciones.

Cuál, cuáles.

Para preguntar sobre cantidades.

Cuánto, cuántos

Posted in Grammar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

2 × five =